¡formidable!



Uruguay quedaba fuera del Mundial mientras Riki Musso terminaba la mezcla de ¡Formidable!, cancionero con el que regresa después de su alejamiento de El Cuarteto de Nos. En poco más de una semana superó las tres mil descargas ("es Zip de Oro", festeja el músico).

El nuevo disco de Riki Musso se podría haber llamado "Normal", porque de alguna forma es el menos excéntrico de los que publicó en solitario. Farmacia o Servo, por ejemplo, dos de sus títulos en paralelo a la prolífica existencia de El Cuarteto de Nos, posiblemente funcionaran de descarga lúdica y radical a los complicados equilibrios artísticos del grupo. Eran, de alguna manera, "raros". Pero este se llama ¡Formidable! -Riki dice haberle llamado así después de encontrar la foto "perfecta" para la portada- y es una colección de canciones diversas, enmarcables en una identidad cien por ciento cuartetera y que parece estar mostrando a un Riki dispuesto a mostrar sus cartas, su manera de entender a la música pop y manejar positivamente el vacío de haber abandonado el grupo que fundara en los primeros años 80, siendo un adolescente fanático de los Beatles. Lo cierto es que ¡Formidable! está ahí, colgado en Internet para descarga libre y se ha convertido en la mayor sorpresa en lo que va del año musical. Es un discazo. Para muchos, por lo menos es lo que se viene leyendo de manera (casi) unámine en la redes, vendría a ser un disco del viejo Cuarteto de Nos. No es raro que pase eso siendo un disco cien por ciento made in Riki... aunque debe aclararse que tiene un porcentaje, no menor, de ideas y baterías de Leonardo Baroncini, quien no en vano fue partícipe de la primera época cuartetera, antes de meterse en Los Tontos y presentarle a los Musso a un batero llamado Álvaro Pintos. Pero todo eso es historia, y ¡Formidable! es un venturoso presente.

***
¿Cuándo decidiste grabar un nuevo disco?
La historia es bien simple. Un día, en enero o febrero de este año, me dije "voy a hacer un disco" y me lo puse a hacer. Y con "hacer", me refiero a componerlo, arreglarlo, grabarlo y mezclarlo, todo a la vez. En todos los otros casos, letra, melodía, arreglo de guitarras, línea de batería y bajo fueron construidos y entrelazados en simultáneo. Todo con un sólo propósito: que al escucharlo yo, en la modalidad "espectador", me entretenga, me emocione y me mueva algo en el cuerpo, por lo menos la cabeza, el estómago, o una mano. Por ahí, por mayo, cayó Leo Baroncini a Uruguay, de visita familiar. Se ofreció grabar las baterías reales a su regreso a su casa, en Estados Unidos, donde tiene un sótano, una batería y una interfase de ocho canales.
¿Cómo fue el reencuentro musical con Baroncini?
Volver a grabar con Leo fue increíble. Él se colgó con los temas y los fue grabando en su sótano de Indianápolis. Funcionamos con la misma lógica musical y eso facilitó mucho todo el trabajo.
En definitiva, trabajaste casi solo...
Sí, fue muy parecido a hacer un disco del Cuarteto de Nos a mediados de los 90, cuando pasaba muchas horas a solas con lo grabado por todos y probaba esto y aquello sin depender del taxi-reloj de un estudio de grabación, o de un presupuesto. Mis primeras grabaciones como músico se dieron en este entorno donde el sello te asignaba 30 horas de grabación para hacer un disco completo. Esto es más o menos lo que puede llevar hoy la mezcla de un tema solo. En Otra Navidad en las trincheras, pudimos disponer de un estudio veinticuatro horas al día y por varios meses para probar, cambiar o descartar tomas o arreglos hasta la total conformidad. Eso sí, en esa época no se podía mover cosas en el tiempo, como ahora, ni afinar lo desafinado, y además lo que se borraba, se borraba para siempre y teníamos que llegar a un total de ocho pistas finales... Así que grabar ¡Formidable! fue como volver a esa libertad total de Otra Navidad... con el extra de que ahora la tecnología avanzó varios años y cada persona, en su casa u oficina, puede disponer de un estudio de grabación mucho más potente que cualquiera de los que había en Uruguay en esa época.
¿Cuánto tiempo te llevó? Empezaste en febrero...
Y lo terminé de mezclar el martes 3 de julio. Apenas terminé, ese mismo día, lo colgué en rikimusso.com. Fueron muchas horas de dedicación; unas seiscientas horas de trabajo concentradas en cuatro meses. Como carátula usé el flyer que había armado para el recital con los Tesla. Nada del otro mundo: tenía cuarenta fotos de buena calidad que me sacó mi amigo Martín Viarengo y en todas tenía terrible cara de sorete. Así que me bajé una sonrisa de internet y la pegué arriba. Le puse los ojos celestes arriba de los lentes y pensé en volverme rubiecito, pero el pelo negro quedaba mejor contra el fondo amarillo.
Decías que apenas terminaste la mezcla, lo subiste a Internet. ¿Por qué no buscaste un sello, u otra forma de edición?
Pura ansiedad. Quería sacarlo ya. Durante el mundial... Pensé que como el país estaba paralizado por el fútbol y luego iba a estar paralizado por las elecciones, nadie iba a sacar un disco... No sé, en realidad pensé que si recurría a un sello, recién ahora, hubiera entregado el master a varios y empezar a barajar posibilidades para el año que viene... Así que terminé un martes de madrugada, el miércoles de mañana lo subí y el viernes ya había dos mil bajadas. Hoy llevo más de tres mil, una gran promo para mi música. El ¡Formidable! es gratis, y si te gusta le tirás un dolar pa'l hosting. Dicen que a Radiohead le fue muy mal con eso... pues a mí me está yendo muy bien.
En este último tiempo, participaste y mezclaste otro disco, el de Maxi Angelieri, que está por salir por Ayuí y que el Tano define como Casi Exilio Psíquico. ¿Cómo viene ese disco?
El disco de Maxi va a ser uno de los discos del año acá en Uruguay, aunque lo haya grabado en Italia. En ese disco participé con guitarras en un tema, también Orlando Fernández y el resto lo grabó Maxi con las guitarras de un amigo suyo italiano y la voz de Zoe Angelieri en un tema. También hice las mezclas y arreglé la batería en "Ay ay ay ay". Ojalá que venga a presentarlo este año. Yo me prendo.
De alguna manera tienen algo común: Maxi y vos se mandaron solos, acaso introvertidos. ¿Se podría decir que el tuyo es un disco Casi Cuarteto de Nos? Muchos que lo han escuchado lo han definido como un disco del "viejo Cuarteto", por ejemplo.
¡Formidable! es tan Riki en el Cuarteto como cualquier disco de Riki... Para mí, tomando al disco como una pieza artística, el peso de los temas en su estado puro de composición es lo menos importante. Lo que pesa en la experiencia de escuchar un disco o un tema, es mucho más el arreglo, la tímbrica, la armonía, las entradas y salidas de instrumentos, el sonido global, el sonido de cada cosa en relación a las demás... En 2014, no podemos seguir hablando de canciones. Nadie escucha una canción porque la letra tal cosa o porque la melodía la pueda silbar en el andamio. Hay canciones sin melodías. Hay canciones sin letras. Mis canciones favoritas son en inglés, en alemán y en ruso y no tengo la más pálida idea de qué dice la letra y ni me importa, no me pongo a googlear traduciones. Me hace feliz la escucha, donde la voz es simplemente el instrumento solista de algunas secciones.
No te creo del todo que no te interesen las letras...
En serio. Me importan tres carajos las letras. Sólo me importa la imagen que la palabra puede llegar a proyectar en un cerebro y trato de que no proyecte, por error, algo que no me interesa o que no me pueda hacer cargo luego. En la canción que hablo de los colorantes y saborizantes artificiales, por ejemplo, ya me han dicho que las drogas esto o lo otro... Puá. Lo que puse es la lista de ingredientes del Jugolín... y cosas así. Por ejemplo, la tartracina, o ácido tártrico, está prohibida en todo el mundo, menos en Uruguay, porque da cáncer. El rojo AC-40 igual. Pero estamos tan acostumbrados que yo prefiero el saborizante a naranja que un jugo real de naranja, y he llegado a los extremos de leer si el helado palito tiene saborizante tal o cual, porque si tiene saborizante es más rico.
¿Tenés pensado presentar el disco en vivo?
No sé si presentarlo, pero tocarlo en vivo, sin duda. Por eso el disco es gratis: para promocionar a la banda... ¡Niños! No creáis eso que os dicen de tocar gratis para vender vuestros discos. ¡Recordad que cuando grabásteis el disco, os dijeron lo contrario!

((artículo publicado en la revista CarasyCaretas))

perfiles

3 comments:

Mya Ferrando said...

Viva el disco nuevo! Pura felicidad!

LoliCée said...

Grande Riki!!!

Joseb ToroTechnology said...

Un genio Riki, como siempre!!!

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS