transa atlántica



Deluxe era una buena banda, aunque un tanto recurrente en su formato de pop español buscando un algo diferente, un qué se yo original entre los paradigmas noventeros de Los Planetas y La Buena Vida. 
Hace algunos años, tal vez cinco o seis, el compositor y cantante del grupo -el guitarrista gallego Xoel López- se hartó del continente y se vino al sur, al sur de todo, para mostrar sus canciones en formatos menos eléctricos y replantearse caminos creativos.
Pasó por Montevideo, por Buenos Aires y armó “la caravana americana”, que fue una especie de circo itinerante en el que se mostraron en ambas márgenes del Atlántico sus nuevas canciones y las de sus nuevos amigos, entre otros Franny Glass y Pablo Dacal. Se quedó a vivir en la capital argentina, le escribió una canción (le salió una muy entrañable, más honesta que las que escribieron otros como Joaquín Sabina o Benjamin Biolay) y entre otros trabajos produjo el excelente cancionero El podador primaveral de Franny Glass.
Xoel López, cargado de experiencias, de nuevos sonidos, dejó que el viaje calara un tiempo prudente y publicó su disco de corte, de cambio. Bien lejos de Deluxe, le puso la firma más personal al cancionero Atlántico, un disco a descubrir, a navegar, porque en él se concentra y se expande un torrente de sonidos que fusiona todo lo que se supone que es “atlántico”: la melancolía rioplatense, el folk del sur, aires tangueros, paisajes rurales, pero también cadencias gallegas y un poco de sicodelia de autor.
Atlántico es mucho más que “el disco americano de Xoel”. Esa sería una definición superficial. Es un caleidoscopio, una aventura musical que demuestra que reinventarse puede ser, más que una necesidad, una forma de incitar a los demonios de la canción. Y hablando de canciones, vale el ejercicio de empezar por la última, “El asaltante de canciones”, un work in progress que hipnotiza, desde esta época, con pócimas de Almendra y Serú Girán.

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS