niños en guerra



se equivocan los críticos y lectores que hablan de la supuesta “mirada infantil” de amelie nothomb, en una novela tan poderosa y perturbadora como el sabotaje amoroso. Sí, es verdad, la protagonista tiene menos de ocho años, y desde ella escribe nothomb, aunque -y sin restarle méritos a la autora ni mucho menos- lo que construye es una historia que tiene la perspectiva de la adulta que sabe discernir entre tiempos y pasiones, y precisamente, elige situar el relato en la niñez, por razones tan crueles como la propia crueldad de esos niños que habitan el relato, ya desde el juego de la memoria, casi rozando la fábula.
¿cómo explicar tal laberinto? no es una novela de aprendizaje ni de liviana antropología temporal. simplemente cabe decir que una novela como el sabotaje amoroso sólo puede escribirse desde la “mirada adulta”, desde esa escritora adulta que traduce a los demás las vivencias de esa niña lejana que vivió una historia que merecía ser contada.
amélie nothomb, la autora, nacida en Kobe en 1967, tuvo una desapegada infancia -al igual que la protagonista por razones de viajes diplomáticos de su padre- por lo que conoce muy bien china y japón. conoce esos escenarios y buena parte del relato -sobre todo en una magnífica apertura de la novela- los describe con una aguda y original sensibilidad. nothomb ironiza (y autoironiza) sobre el hecho de ambientar una novela en el exotismo de china, y dedica largas páginas -por ejemplo- a definir con agudeza occidental de qué manera una niña de siete años es capaz de distinguir un país comunista de uno que no lo es. esa primera conclusión de la protagonista roza casi lo maravilloso, hurga en los bordes poéticos de la percepción, lo que permite que el lector ingrese -desde las primeras páginas- en un realismo levemente distorsionado, entrañable y a la vez terrible. un país es comunista cuando al llegar al aeropuerto solo se ven ventiladores y más ventiladores, dice nothomb, y acierta, porque casi todo en el libro mantiene esa fina elegancia y humor.
la historia que cuenta nothomb en el sabotaje amoroso es muy sencilla y original. un grupo de hijos de diplomáticos occidentales en china, en los primeros años setenta, viven todos juntos en un condominio del que no pueden salir. deciden hacer la guerra. deciden, por capricho y por otras razones que no vienen al caso, enfrentarse a los hijos de los alemanes orientales. el resto del mundo contra alemania. tal es el escenario en el que transcurren los días y meses de la protagonista, la más pequeña del grupo de guerreros, hasta que los excesos de una batalla provocan que el juego termine en territorio de los adultos.
nothomb, fina novelista, expone -en tal escenario bélico- una delicada historia amorosa, casi infantil, casi adulta, por cierto provocadora, que no es necesario contar. por allí corren otros sabotajes, otras historias, que el lector descubrirá y entenderá mejor por qué este libro está lejos de ser una “mirada infantil”, sino una novela tan poderosa como lolita de vladimir nabokov o perlas por el estilo.

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS