desde las tripas


Lisergia, garage y afro-rock son los principales condimentos de Hablan por la Espalda, banda rockera montevideana que viene del under y disfruta de un importante crecimiento de público. Este año 2015 celebran el lanzamiento del disco Sangre y de la biografía Paracetamol 500, firmada por Fermín Solana.

Después de sobrevivir al hardcore y discursos adolescentes anti-sistema y vegetarianos. Después de los primeros excesos, de seguir a pesar de todo, de morder el polvo del under y contagiarse de los amigos de sangre Santacruz y sentirse parte del linaje que viene de los legendarios Mockers y los Chicos Eléctricos. Después de las primeras giras por Brasil, Chile y el viaje demencial a Alemania. Después de todo eso y muchas otras cosas, vinieron los primeros discos de Hablan por la Espalda, editados fuera del país, en sellos indie, algunos en preciado formato vinilo.
Acá, en Montevideo, siguieron dándole a un rock extremo, de borde, también de trance. Y después de peleas varias, partidos de fútbol, noches de bares, aprender a tocar, darse vuelta la cabeza con los Doors y tantas otras bandas, el núcleo duro de la banda -los hermanos Solana y Guerreros, siempre cambiando baterista y otros amigos que entran y salen- se fue volviendo lisérgico y garagero, combinación que los colocó en el centro de una generación que siente el rock desde las tripas.
Todo esto es parte de una vibrante historia que Fermín Solana -el cantante- se permite contar en un libro de memorias y apuntes que se leen rápidas y sacuden un libro personal, siguiendo una línea que tiene antecedentes en un lejano libro de Tabaré Rivero, en los escritos de Juan Bervejillo de La Chancha o el emocionante relato Rengos con Nike sobre los Buenos Muchachos. En primera persona, con el valor del testimonio directo, sin vueltas, Solana arma en Paracetamol 500, un libro que puede leerse desde la lógica rockera pero también como el retrato de un grupo de amigos de clase media que persiguen un sueño que no tienen muy claro y que tiene que ver con disfrutar de bordes performáticos y jugar fuerte con límites y excesos.
¿Qué llevó a Fermín Solana a poner en palabras la aventura Hablan por la Espalda? Muy simple: "El amor que siento por este conjunto, tanto por lo que somos cuando ganamos, como cuando perdemos", dice. Es un grupo de amigos-hermanos que llevan dicienueve años juntos, agradecidos de poder experimentar las aventuras que trae aparejadas el rock. Y agrega: "Me parece que hay una historia, un relato que vamos dejando como un rastro y tuve la voluntad de narrarlo a lo largo de estos años. Para mí, estos textos, son como nuestra música".
El libro, con el acertado subtítulo "Manual de giras, resacas y amistad", una muy certera definición de su contenido, se presentó en la pasada Feria Internacional del Libro, publicado por el sello Estuario, coincidiendo con la edición en cd y vinilo del sucesor de Macumba, disco emblemático de la banda y con el que obtuvieran un merecido Graffiti a Mejor Disco de Rock Alternativo en el año 2010.

Punto de inflexión
La épica sonora de Hablan por la Espalda tuvo un viraje a partir de la grabación de Macumba, cuando probaron en los estudios Sondor la poderosa mezcla de garage y sicodelia con una relectura del afro-rock montevideano, especialmente de la herencia de bandas como El Kinto y Totem. "Hay un antes y un después en la trayectoria de la banda después de Macumba, cuando izamos la bandera de cierto rock nacional, recogiendo el legado de un sonido que había quedado un poco extraviado o falto de reconocimiento por nuestras generaciones", dice el cantante de HPLE. "Nunca lo tomamos como una búsqueda retro, sino al contrario, aprovechamos esos sonidos antiguos para crear nuestro propio lenguaje que consideramos nuevo, porque esa es la intención, hacia el porvenir".
A principios de este año 2015, acompañadas por el clip de la canción "Cabeza de moto", la banda publica en Bandcamp las nuevas canciones, agrupadas bajo el título Sangre. "Es la continuación de esa investigación, de fundir lo viejo con lo moderno, de retomar la sicodelia como expresión atemporal, de hacer música uruguaya tocada desde las tripas, desde el musculo, desde la garra, el corazón, la guapeza. Este es nuestro folclore, esta es nuestra patria y queremos que arremeta y les arranque las vísceras".

Identidad HPLE
"Somos una banda que se representa a sí misma y a quienes la rodean, que quiere revolucionar por medio de la música, que quiere descolocar, desafiar, elevar, transmitir, conectar, que quiere actuar como falopa, expandir los márgenes de los cerebros, llevar de viaje, trastocar los sentidos. Hablan por la Espalda se orienta a ensanchar sus límites y los de los seguidores; queremos funcionar como una fuente de libertad en cápsulas de rock biológico. Queremos llegar a no morir y a contagiar sentimientos de inmortalidad en los que absorben nuestras canciones". (Fermín Solana) 

No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana