las vueltas del tiempo


Spuntone y Nattero son figuras de dos bandas emblemáticas del rock local: la voz de La Trampa y la guitarra de Traidores. Desde hace poco más de un año vienen armando canciones juntos y publicaron el disco debut de El Resto de Nosotros, una de las sorpresas del año musical 2014.

Sergio Schellemberg, tecladista de ADN y uno de los fundadores de La Trampa, me contó hace algún tiempo una historia casi secreta del rock montevideano. Una especie de pacto, allá por los primeros años noventa, que consisía en formar dos o más proyectos musicales que retomaran el linaje de Traidores y de ADN, en un plan decididamente "milonga-rock", mezclando el dark con Dino, el Darno con una pátina de punk. Que fueran dos, para sumar algo así como una corriente. Parte de ese concepto estaba en la primera época de La Trampa, del cual fue fundador, y en el proyecto La Mala Sangre, con la cabeza compositiva de Víctor Nattero.
La Trampa fue La Trampa, construyendo una identidad que mantuvo esa primera seña, aunque derivó luego hacia tópicos más rockeros, absorbió ciertos aire posgrunge y tuvo a Garo Arakelian como principal compositor y a Alejandro Spuntone como cantante con un registro decididamente hard-rock. La Mala Sangre apenas fue un accidente, sin desarrollo, en la historia de muertes y resurrecciones de Traidores, que fueron dejando cada vez más explícita la química original de los primos Nattero-Casanova, ancladad en Montevideo agoniza y sin aparente continuidad de futuro.
El final de La Trampa dejó a un cantante sin banda y la poca continuidad de Traidores a un guitarrista con ganas de armar otra historia musical. Spuntone y Nattero, al formar el año pasado El Resto de Nosotros -donde se suman el batero Marcelo Oliveira (exTraidores) y Gastón Otero (exAssimo)- cumplen en continuar, casi sin proponérselo, la familia "milonga rock". Porque hablan el mismo idioma musical, ese que vislumbraban Schellemberg y los pospunks de los ochenta. Porque era presumible que esa guitarra y esa voz podían catalizar poderosas canciones. Ahora es el turno de El Resto de Nosotros, nueva banda que propone un cancionero con el talento compositivo de Nattero y la voz de Spuntone, que desde el proyecto con Guzmán Mendaro -en el disco de versiones Estado natural- se viene mostrando más dúctil y menos rockera. Y las vueltas del tiempo, como si fuera poco, traen otras sorpresas en paralelo, desde el gran primer disco solista de Garo hasta el regreso a las grabaciones de Juan Berhau (exADN).
"Me pareció una buena oportunidad de tocar junto a alguien que fue y es uno de los guitarristas y compositores emblemáticos del rock de este lugar", dice Spuntone cuando se le pregunta por el nuevo proyecto musical. Para Nattero, además de oportunidad, la reunión implica todo un desafío: "Ale tiene una personalidad muy marcada con su voz, totalmente identificada con La Trampa y mi guitarra con Traidores. Pero poco a poco le fuimos encontrando la vuelta, la química se dio naturalmente y comenzaron a surgir mil ideas. Es como que el material tomó un rumbo por sí mismo, empezó a tomar vida y salieron estas magníficas canciones de la fusión correcta de Trampa y Traidores".
El Resto de Nosotros supone el regreso de Víctor Nattero a la música, tomándose un aire de Traidores. En la nueva banda no hay pasado, es todo presente. "Estas canciones son para mí más que importantes, por todo lo que implican", cuenta el guitarrista. "Mi esposa Patricia y mi hija Isabella fueron un disparador de muchas de las letras, así como Alejandro. Además, el desafío era doble, componer para otro vocalista y volver a componer letras y músicas yo solo, ya que con Juan (Casanova) era de otra forma, yo le llevaba las letras y músicas y entre los dos le buscábamos lo demás".
"Todo se dio de una manera muy natural", agrega Spuntone. "Yo tenía muy claro la manera y el sello distintivo de la guitarra de Víctor y él a su vez me conoce como cantante desde hace muchos años. Solamente fue empezar a conversar de los temas de la vida y de ahí surgieron las canciones. La química se da a partir de la fusión de estas dos historias".

EL CANTANTE: "Yo soy netamente intérprete y es el lugar desde donde defiendo mejor las canciones. Garo una vez usó este termino de defender las canciones y para mí es perfecto. Trato siempre de ponerme en el lugar de quien la compone y lo que quiere transmitir. Por eso es fundamental, para mí, el continuo intercambio con el autor". (Alejandro Spuntone)

EL GUITARRISTA: "Siempre estoy componiendo en mi cabeza. No paro. Esta vez quise dar el cien por ciento, sin ataduras de ningún tipo, dejarme llevar tanto a nivel letras como música y arreglos. Por supuesto que conté con la valiosa ayuda de cada uno de los integrantes de ERDN, aportando su experiencia y sobre todo dándome para adelante con cada canción que les presentaba". (Víctor Nattero)

((artículo publicado en revista CarasyCaretas))

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS