el otro lado


Algunas chicas son mejores que otras, diría Morrissey, pero eso no alcanza, no es suficiente para utilizar ese concepto callejero a una escena pop repleta de variaciones de talentos anulados o potenciados por los dioses del diseño. 

Lady Gaga es bastante más que la penúltima estrellita; sabe manejar el ritmo mediático contemporáneo y probó ser capaz de dar a luz hits como ‘Bad romance’ - pólvora en estado puro- reuniendo la provocación de Madonna con ambiciones electropop que están por encima de la media. Ella bien sabe que no tiene el talento natural de Adele ni de Florence ni tampoco de Amy, por eso juega en otra cancha, la de princesa revoltosa. El Born this way, su segundo disco de estudio publicado en mayo pasado no pasó desapercibido: vendió millones, lanzó varios clips, y se habló mucho de su vestido de carne. Mostró, eso sí, y vuelvo al disco, claras ambiciones del productor artístico en sacar a Gaga del dance y llevarla a momentos corales o incluso guiños al rock invitando al guitar-hero Brian May. Sin embargo, supimos más de ella por sus geniales arrebatos mediáticos que por disfrutar de su talento interpretativo. El disco A fue olvidable. Ahora, paradojas de la industria, sale el disco B, el de remixes, y allí se encuentran algunas dosis de bienvenido riesgo por parte de artistas invitados como Goldfrapp, Zedd y The Horrors, que sacudieron el cuidado sonido ochentero del disco original con ataques minimalistas, desbordes industriales y deconstrucciones divertidas que arman un disco más que interesante.

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS