ese borde freak



Hay noches que Montevideo se reserva sorpresas de las buenas. Simplemente hay que estar en el lugar y momento correctos. No es fácil, pero a todos nos ha pasado de darnos de frente contra algo diferente, algo que rompe ojos y oídos, que provoca a romper con lo establecido, con lo habitual. Porque siempre hay lugar para esa misma magia de haber presenciado –en otros lugares o momentos- cosas tan fermentales y estrafalarias como ciertos shows de Cuarteto de Nos, Dani Umpi, Los Estómagos, Chicos Eléctricos, Motosierra, La Hermana Menor, Max Capote y tantos otros.
La reflexión también puede extrapolarse fuera de la escena rock, a golpes estéticos y conceptuales en la murga como la BCG o Queso Magro, exabruptos como los de Tango Villero, deformidades como 3 Pecados o Gallos Humanos, la excentricidad pura y dura de Leo Maslíah, la fineza excéntrica de Fernando Cabrera, las insurrecciones sonoras de Lazaroff, la tempestad crooner del Darno o los divagues geniales de Mateo. Los recuerdos se suman. La línea común entre todos estos artistas –uruguayos y absolutamente disímiles entre sí- es probable que sea cierta tensión hacia lo lúdico, a la ruptura, a un concepto anárquico que lleva a concebir lo musical como una herramienta de una comunicación subversiva, removedora.
A esa lista de artistas puede agregarse, sin temor a equívocos, un grupo que hizo uno de los mejores discos del 2010. Se llama Carmen Sandiego, y desde que publicó el ep Joven edad pasaron de ser un dúo para presentarse -en esa grabación y en recitales- como un cuarteto de formato rockero. Dejaron de jugar, por el momento, con teclados de juguete, xilofones y guitarras acústicas abosolutamente desafinadas. Pero esta nueva piel de los Sandiego suma otros atractivos, que llevan a un viaje pop freak que sorprende en el equilibrio entre canciones al mismo tiempo deformes y de una simpleza pop contundente.
Hace cuatro años, en una noche de invierno de 2007, Leticia Scrycky y Flavio Lira dieron un concierto casi insuperable en el ex cine Libertad. Carmen Sandiego era entonces autista y aquella fue una de sus primeras "muestras". El recital del sábado pasado, en La Diaria, que empezó a las dos de la mañana (¡la mejor hora para las buenas cosas!), demuestra que siguen siendo los mismos y que lleven el formato que lleven canciones como "Asco al sexo", "Destape" o la versión de "Piba chorra" explotan como esas pompas de jabón que uno de sus fans lanzaba al escenario.

No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana