por siempre glam


suede. la banda se llama suede. son británicos y los caprichos del mercado hacen que en estados unidos se llamen london suede. vaya la aclaración a modo de anécdota, porque las romanticonas canciones de brett anderson pueden encontrarse de las dos maneras en las disquerías.
hace algunos años, en plena marea brit pop, movida que tiene desde los dorados ’90 héroes como blur y oasis, y también nombres secundarios pero no menos talentosos como pulp, manic street preachers y placebo, aparecieron los suede encargándose de traer a estos tiempos el sabor azucarado del glam-rock de principios de los ’70. no llegaron brett anderson y sus colegas a emular la androginia de la creación stardust del camaleónico bowie, como sí hiciera el devoto brian molko. pero las canciones sí que están impregnadas de esas melodías frágiles, tornasoladas, virtualmente heredadas de los viejos años de roxi music. y el rock se deshace en suede, pasa a ser un producto sofisticado, de pasarela iluminada, bien lejos de la rebeldía subyacente en el género pero con la suficiente ironía para dejar encantado a cualquier clon de marilyn manson.
después del estupendo disco head Music, de 1999, en el que suede pareció tocar su techo, con canciones quebradizas y elegantes como ‘she’s in fashion’ y ‘electricity’, la banda permaneció en silencio discográfico para reaparecer en el 2002 con a new morning. el título de la nueva obra está tomado de un verso del track ‘positivity’, un canto optimista que puede provocar por lo menos perplejidad en estas latitudes. pero cuán saludable es escuchar la sensual voz de anderson cantar cosas como “esta mañana es para ti/ y el aire tan libre/ y los pájaros que cantan para ti/ y tu estás tan positiva”. si no fuera por el dejo de ironía de los gélidos personajes que habitan las canciones de brett anderson, estos textos podrían ser definidos como naïf. pero no. están allí para alimentar el alma de agradables sonidos y revelarnos que todo –hasta el mejor mundo de burbujas que pueda imaginarse- se sabe fortuito, inalcanzable y notoriamente oscuro. porque debajo de la transparencia de las melodías de suede se esconde ese sabor eternamente melancólico del pop amoroso que vino desde las islas británicas desde dylan hasta morrissey pasando por smith, bowie y ferry.
en definitiva, a new morning es un disco que sin tanto ruido publicitarios ni clips, asoma como uno de los más disfrutables del pop contemporáneo. y en el caso, para diferenciarse de head music, abandonaron el gusto por las máquinas para volver a un tono justificadamente más baladístico y acústico. pero por siempre glam.

No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana