Vampiresas pop


OFICINA DE MANAGENT ‘I HATE JUSTIN’. Julio, 2003. Meg llama a Britney. Urgente.

- Hi, Brit.
- Hi, Meg.
- Tenemos problemas.
- Sí, ya sé, me pasé con las compras... Es que, tu sabes, ese vestido me quedaba bien, algo ajustado, puede ser, pero es que no quiero aparecer tan gordita... Ya hablé con el vestuarista, tu sabes, me va a hacer uno especial, tu sabes...
- Brit... Escúchame.
- Hablé con mami, ayer, dice que me queda mejor el fucsia y que me tiña, como hizo la idiota. ¿Qué tengo que hacer? ¡Por Dios!
- Brit, no es nada de eso.
- Eh.
- Que me escuches, Brit. Solo eso.
- ¿Qué pasó? ¿Algo grave?
- Madonna. Ella quiere que tu y la idiota la acompañen a los premios.
- Guauu, suena cool. Acepta. Acepta.
- Pero hay un problema.
- No puede haber problema, tú sabes, la hija de puta siempre me trató mal. Era hora, ¿no? Acepta. Acepta. Cool. Cool.
- Brit, ella quiere que le hagas coreografía de ‘Like a Virgin’.
- Ni pensarlo, que ella baile ‘Baby one more time’.
- Brit, escucha, por favor. Dame un tiempo para explicarte.
- Que llame al idiota de Justin para que se la chupe.
- Brit, escucha por favor.
- Sí, Meg. Y conste que lo hago solo para que te ganes tu sueldo. Te escucho.
- Quiere que subas de blanco, vos y la idiota, y que al final...
- ¿Al final, qué? Basta de dar vueltas, Meg... Estoy por llegar a la tienda, apurate.
- Brit, por Dios.
- ¿Cuánto falta para llegar?
- ¿Qué?
- No es contigo, Meg, estaba hablando con el chofer.
Suena el celular de Meg. Llaman de Londres. Madonna.
- Hi, Meg. ¿Cómo estás?
- Hi. Cool. Cool. Un poco de calor.
- ¿Con quién estás hablando, Meg?
- Espera, Brit. Me llaman desde Londres.
- ¿Me vas a cortar por una puta llamada?
- Meg, ¿tienes una respuesta?
- Ya, ya, justo estoy con Britney al teléfono.
- Meg! Meg! Voy a cortar.
- Brit, te pongo en conferencia con Madonna así lo resuelven ustedes.
- Ya, ya... Espera que le digo al chofer que se detenga.
- Madonna, te paso en conferencia con Britney.
- Gracias, Meg... Hola, preciosa.
- Guauu, Madonna. Es un honor.
- Te contó Meg de qué se trata.
- Algo. Pero mejor contame vos.
- Quisiera que ustedes dos...
- ¿Te refieres a Christina?
- Sí. Que ustedes dos suban vestidas de novia, hagan ‘Like a Virgin’, después entro yo y canto Hollywood. ¿Te gusta?
- Cool, M. Muy Cool.
- Ya me reservaron los de MTV el mejor momento, en la apertura de los premios.
- Cool. Cool. ¿Ya aceptó Christina?
- Dudó un poco, pero aceptó.
- ¿Y de qué dudó la muy idiota?
- Tu sabes, ella es un poco insegura.
- Y muy idiota.
- Nos vemos en la ceremonia Tendré al tanto a Meg sobre la coreografía, los movimiento, todo eso, tu sabes.
- Gracias por invitarme, M, sos la más grande, tu sabes, será un gran momento.
- Bye, querida.
- Bye. Cool. Bye... Meg, ¿estás ahí?
- Sí, Brit. Escuché todo.
- Fantástico. Poneme con la idiota. Ya.
- Ya voy. Dame un momento.
Meg llama a Christina por celular. Luego le pasa la llamada a Britney.
- Te paso a Christina, Brit.
- Dulce, ¿estás ahí?
- Hi, Britney. Me duele un poco la cabeza. Resaca.
- Estás haciendo muchos fierros. Tenés que parar un poco, dulce.
- Supongo que me llamás por lo de...
- Sí, por eso te llamaba.
- Me causó gracia la vieja.
- Vieja perra, por fin se dio por aludida. Ya le dije a Meg que estudiara las condiciones, tu sabes, pero en principio...
- Vamos a ser las estrellas, Brit. Y juntas.
- Vale, dulce.
- ¿Salimos las dos juntas? ¿Sabes algo de eso?
- Da lo mismo, dulce.
- Sí, que lo decida ella. No nos vamos a pelear por eso, Brit.
- Y si la agarramos las dos a patadas. Se armaría un buen lío.
- ¿Ahí arriba?
- Obvio, dulce.
- Y le mostramos al mundo las tetas caídas de la vieja.
- “Hollywood, Hollywood”.
- Cool, dulce. Será una gran noche.
- Eso espero, Brit.
- Bye.
- Hasta pronto.
Christina corta la llamada. Britney vuelve con Meg.
- ¿Seguís ahí, Meg?
- Psé.
- Mandale decir a la vieja que acepto solo si salgo antes que la idiota y si tengo más primeros planos que la idiota, tu sabes.
- OK.
- Y mandale decir a la manager de la idiota...
- ¿Qué cosa?
- Nada. Así está bien.

BACKSTAGE MTV VIDEO AWARDS. Agosto, 2003. Britney, Christina y Madonna acaban de salir de escena.
- Cool, chicas. Estuvieron divinas. ¿Chris?
- Fantástico. ¿Cómo te sentiste, Brit?
- Nada, es que... no me gustan las sorpresas.
- ¡Es el show, nena! ¡Así es el show! Seguro que volvimos locos a todos.
- Pero eso no estaba estipulado, M.
- ¿El beso? Si te gustó, no te hagas la inocente, Brit.
- Y a vos Chris me parece que más. Putita.
- ¿Qué vas a decir, Brit, que M te obligó?
- No, pero después que las vi hacerlo, tu sabes, no me quise quedar atrás.
- Y todavía siento tu lengua. Sos bien caliente, dulce.
- Puajj. Y todavía se burlan. ¿Qué va a decir mami?
- Tranquila, Brit.
- ¿Tranquila? ¿Quién fue la de la idea?
- Ella, dulce. Meg mandó decir que vos querías salir primero, y Christina aceptó con la condición de...
- Fue una sorpresa, Brit, no es para que te pongas así. Todo el mundo va a hablar de nosotras.
- ¿Y ahora qué somos? ¿Las idiotas de las Tatu?
- Pero seguro que te bastará con ver la grabación de la cara de Justin. Quedaron los de MTV en hacer un primer plano cuando ustedes se besaran... Y a tu mami mandale un taxi boy que te lo va a agradecer.
- Ahora sí. Está bien. Cool. Que se mueran todos. Además... me gustó.
- No te sonrojes, Brit. M besa muy bien. ¡Te besó M? ¿O no te das cuenta? ¿Hay algo más cool en el mundo?
- Chicas, me gustaría que...
- Sí, M.
- Que ahora les toca a ustedes...
- ¿Qué nos toca qué?
- Dale, quiero sentir esa lengüita, Brit, la deseo desde el club de Mickey.
- Pero solo un piquito, para que ella se saque su estúpido gusto. Y no te rías, Chris.
- Guauu, si serán zorritas ustedes dos. Pendejitas.
Golpean el camerino, mientras Britney le está quitando el vestido de novia a Christina y le acaricia una de las siliconas.
- ¿Quién es?
- ¿Madonna? Soy Justin.
- ¿Puedes esperar, muchacho?
- ¿Está Britney ahí?
- Sí. Está ocupada. Tiene algo en la boca.
- Están todas piradas, ustedes. Me hicieron pasar el ridículo. Idiotas. Me sacaron un primer plano cuando...
- Tranquilo, Justin. Todo se arregla. No te pongas histérica.
- ¿Cómo?
- Andá a buscar a los White Stripes y deciles que los invitamos a una fiesta, tu sabes, acá en el camerino.
- Está bien, pero antes quiero hablar con Brit.
- Ella está bien, Justin.
- Está bien, voy por los hermanitos fisurados.
- Vieja, acompáñanos. ¿Mostranos cómo te hacía bailar Sean Penn con la escoba?
- Siento que estás aprendiendo muy rápido a ser una estrella, Brit. Pero mejor me voy, no estoy preparada para ver un incesto.
- ¿Chris, dulce, los Stripes son esos descerebrados que chillan y rompen todo?
- Sí, Brit. Deja de hablar. Por favor.
- Me voy chicas, que se diviertan.
- Bye, M.
- Bye, M.
- Bye, chicas, me está esperando Gwyneth y se me hace tarde... Y por favor, no me dejen escapar a Justin, que ese pendejo se está jodiendo a mi amiga y no tengo ganas que se me cruce esta noche. Gracias por todo.

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS