del palo




Hay varios cantantes de rock, acá en Montevideo, que se desmarcan del resto. Vienen del linaje rasposo, cervecero, lumpen, del punk rock esquina noise. Uno es el inigualable Pedro Dalton, el buen muchacho que marcó un estilo propio y tiene varios herederos en eso del inglés disléxico, como Juan Stoll de Genuflexos. Otros dos vienen también del under, de la corriente menos brit del rock uruguayo, la garagera, la del lo-fi.
Nico Barcia, voz y guitarra de los Eléctricos, volvió hace varios años con una banda de mala fortuna pero explosiva llamada Hotel Paradise. El centro conceptual es básico: rockear con el gran amigo Walo en los palos, concentrarse en la sensualidad del garage y provocar canciones que dicen cosas como "mucha pija y pala/ no puede parar/ dicen sus amigos/ que es la hija de Satán/ y que tiene el coño/ más caliente que un volcán". Es así, los personajes de las canciones de Nico están "hasta las manos", se mantienen así desde los tiempos del Psychosound y el "Alcohol, Alcohol". Siempre más allá del borde, enroscados, con la emoción a flor de piel. No falta, bienvenido sea, un excitante momento crooner en "Solo quería tocarte", uno de los grandes momentos de un disco debut que se hizo esperar más de la cuenta (los primeros shows fueron en 2008, con otro bajista y el Adler en la otra viola). Pero hay más de Nico Barcia: en Bandcamp está disponible el disco que se mandó con Matías Cantante, firmado como Reyes Estallar. Allí también da clases de cantante de rock, con la certeza de que para ser un maestro hay que saber rimar palabras sencillas y siempre acertar en el voceo, demostrando que se puede hacer en español, como Pappo, Pity, AC y otros tantos intoxicados.
Yamandú Gallo, voz y guitarra de Rouge, es otro caso excepcional, en el que letra y música, voz rasposa y lo-fi, vuelven rock al rock, que es precisamente lo más difícil en tiempos en que la técnica y la producción artística se devoran toda posible emoción. Los dos discos anteriores de Rouge -Guacha Life y Baja fidelidad- mostraban el mejor linaje de otro grupo de mala fortuna. (Al final hay que pensar que la fortuna está en relación con la posible baja cultura musical del público). En este tercero se superan: logran el mejor sonido Rouge, con muy buenas baterías de Yaffé, que pegan seco y acompañan los riffs de cuerdas y vocales. Canciones de amor, más bien de desamor, historias de perdedores, es el sello de Gallo. "Qué pena", la lisergia abolerada de "Muchacha tonta", la nueva versión de "La balada de Chico Momia", son varios de los temas más efectivos. Y Gallo además, como Barcia, tiene en Bandcamp un cancionero solista -Después del invierno- que marca la pauta que es un autor mayor.

((artículo publicado en revista CarasyCaretas, 11/2014))

No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana