dilemas indie





Dos discos esenciales del último año español: Anónimo de Lorena Álvarez y Fuerteventura de Russian Red. Dos discos, si se quiere, tan entrañables como antitéticos.



Hay dos discos que encabezan mi lista de los más escuchados de los últimos meses. Tienen mucho en común: sus creadoras son Lorena y Lourdes, dos chicas menores de treinta, ambas españolas, que piensan sus canciones en guitarras acústicas y podrían enrolarse dentro de la resbaladiza escena indie. De hecho, la madrileña Lourdes (más conocida como Russian Red) es una de las estrellas del indie español y la asturiana Lorena dio un batacazo al publicar sus canciones en formato casete y terminar siendo la última revelación de los festivales de verano.

Esos dos discos, sin embargo, son tan antitéticos como el calor y el frío. Revelan dos mundos sonoros y creativos radicalmente opuestos pese a compartir portada en las mismas revistas y que –como yo- seguramente haya muchos melómanos que no pueden parar de escucharlas, a ambas por igual. ¿Lorena o Lourdes? Las prefiero a las dos, por la transparencia y honestidad de sus cancioneros, por el buen gusto y por sus respectivas cualidades interpretativas.

¿Dónde se plantea el dilema, la diferencia, la extraña y bienvenida particularidad? Lourdes canta en inglés, sus héroes y referencias musicales están en el folk y su voz nasal recuerda a la galesa Cerys de Catatonia. Las de Lourdes son canciones frágiles, al borde del lo-fi, en un exacto tono indie globalizado que impide saber con certeza –si cerramos el google y los demás sentidos- el lugar del que procede. En todo caso, que Lourdes sea de la castiza Madrid no parece más que un pintoresco accidente. El disco Fuerteventura se grabó en un estudio de Glasgow.


Lorena canta en español, sus canciones salen del repertorio de sus abuelos y de lo que escuchó en su infancia rural. Tiene una voz poderosa, lejos de los susurros metropolitanos, como si no necesitara micrófonos. Las de Lorena son canciones breves, jotas malparidas y desafinadas que nos llevan directo a una cantina asturiana o gallega. Ella no puede ser de otro lado que ese, aunque ahora viva en Barcelona y diga que no entienda el indie… por la sencilla razón de que le resulta absurdo parecerse a un clon de Belle and Sebastian o verdades por el estilo. El disco Anónimo se grabó en estudios caseros y varias pistas se hicieron en el establo del pueblo de su familia.

Los discos de Lourdes (perdón, ella prefiere que la llamen Russian Red) y Lorena, dos simpáticas y talentosas españolas contemporáneas, están pegando fuerte en el reino de Alaska y todo indica que dejarán huella. Dos huellas sonoras casi opuestas y que dejan abierta una lección: lo que vale, más allá de la presunción de identidad, de la intuición contemporánea, de lo deliberado de un concepto, es la canción, ese soplo capaz de contagiar sentimientos. Como en este caso, las muy buenas canciones de dos chicas llamadas Lorena Álvarez y Lourdes Hernández.


2 comments:

Florencia Núñez said...

Estoy deseando que venga Russian Red a Montevideo...supongo que lo mío es una utopía. Ojalá que no.

rabbit in love said...

Vino muy seguido a Beunos Aires asi que cruzas y listo

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana