la saludable repetición

'Repetition', escrita por The Fall, es una de las canciones emblemáticas del pospunk. Encierra en su concepto ruidista, herencia del kraut alemán, la búsqueda de sentido –político, estético– de una generación que buscó romper límites formales denunciando la alienación de la segunda mitad del siglo XX.
La repetición es, desde entonces, una forma de provocar dislocaciones, de salirse de la norma, y en lo musical tiene activistas que proceden tanto de la electrónica y el posrock como de la academia. Todo esto lo tienen muy claro Martín Recto y Juan Sacco, integrantes de Chino, un colectivo musical uruguayo que experimenta en el trance, a partir de repeticiones de bajo, batería y programaciones, sumando una capa de poesía sonora y el concepto de desviarse de toda posible melodía.
Chino lleva publicados dos discos, y el segundo de ellos, titulado 18 de Roxlo, tiene además la posibilidad de ser intervenido por los propios escuchas mediante una plataforma digital creada por Fabián Barros (fyslab.net). “Un día nos mostró un borrador de la plataforma, y nos voló la cabeza”, explica Martín. “Calzaba perfectamente con la propuesta de Chino... Que otro pueda ser quien relea el material ayuda a que cada uno pueda acercar la propuesta a su propia sensibilidad”. Este concepto, similar al de llenar una imagen en blanco con improntas más personales, lo llevarán al escenario en la presentación del disco en el auditorio del Centro Cultural de España, al invitar a amigos músicos a intervenir las composiciones de Chino. “El hecho de que no se ensaye antes con ellos, aunque tengan asignados sus temas nos expone al caos. Todo eso es un motor motivador de la banda”, sostienen.

El título 18 de Roxlo ya supone una dislocación, una pérdida de sentido para imaginarse nuevos mapas. ¿Va por ahí el concepto que buscan?
Juan Sacco:
Algo así, y creo que es algo que buscamos con toda la propuesta de Chino. En algún punto, el nombre 18 de Roxlo es una síntesis de lo que buscamos a nivel musical: ese cruce absurdo pero al mismo tiempo bien determinado.

¿De qué manera fueron construyendo las composiciones, los mantras?
Martín Recto: El proceso compositivo de la propuesta sonora en Chino se ha ido desarrollando con el correr del tiempo. Trabajar la repetición fue un ejercicio que nos planteamos desde siempre y que hoy mantenemos. Al comienzo eran juntadas más catárticas, de guitarra y batería. Nos juntábamos y repetíamos una frase hasta no poder más, sin mayores ambiciones. Ya usábamos el loop station, que nos ayudaba en la repetición más envolvente. Luego notamos que nos faltaban frecuencias graves, y ahí Juan empezó a tocar el bajo. Luego fuimos encontrando nuevos sonidos, pensando nuevos samples, y también desarrollamos un instrumento: el quiosk, que es una chapa de metro y medio por un metro sobre caballetes, con bulones, un micro de contacto conectado a dos distorsiones, que nos dio unos timbres que calzaron perfectamente con la idea de sonido de Chino.
J.S.: Allí nos empezó a faltar la voz, la letra, porque no nos interesaba que fuera una propuesta instrumental. Decidimos sumar un vocal que está pasado por un pedal octavador que hace que la voz sea neutra, donde no sea reconocible el timbre, el tono, el color... Nos pareció interesante escuchar a un cantante indeterminado.

Todo parece apuntar a la repetición y a fugas del sentido, tanto en lo sonoro como en lo textual.
M.R.:
El concepto de “fuga de sentido” resulta muy interesante, como para conquistar nuevos territorios, aunque los elementos que son utilizados, más que un intento de fuga, son un intento de hallazgo del sentido. De repente no de un sentido literal, concreto, aprehensible, pero nos copa cuando llegamos a esa claridad de sentido. De hecho, lo que buscamos es la conexión entre nosotros y con lo que estamos haciendo. Es un trabajo casi meditativo. Es recurrente que vengan dos o tres pibes a decirnos, después de un show, que no entendieron nada pero les alucinó. Esa es una buena manera de describir la propuesta.

¿Qué encontraron en el nuevo disco?
M.R.: Lo que encontramos en el desarrollo de 18 de Roxlo fue una narrativa. Hay piezas que a partir de su desarrollo sonoro cuentan una historia. Los elementos que aparecen en determinado momento no son casuales: los sonidos y los textos hacen a un sentido determinado. Eso mismo intentamos llevar a la presentación en vivo.

¿Qué referencias o influencias manejan en lo sonoro?
J.S.: Hay algunos bandas que a los dos nos interesan: la experimentación de Einsturzende Neubaten con el noise, la psicodelia de Locust Abortion Technician, de Butthole Surfers, de Glitch, de Chicos Eléctricos, las bases y lo directo de la propuesta de Big Black.

¿Qué encuentran en el ruido, en escapar de los lugares tradicionales del rock y de otras músicas contemporáneas?
M.R.:
Salud.

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS