del otro lado del tiempo


La torre de la canción se volverá a abrir el jueves 2 de marzo de 2017 en el Solís. El mejor ámbito. Las guitarras de Carlitos y Bernardo. El bajo de Shyra. El Cheche a los palos. Habrá que cerrar los ojos. Dejarse llevar por los vaporosos territorios de Sansueña, por tantos versos despeinados y tan bien zurcidos en canciones folk, en baladas desconsoladas, en invenciones que vienen sonando desde los primeros años 70 y con las que nos mal acostumbró el poeta, ese muchacho al que no le tembló la voz en el tortuoso camino por subir a la torre de la canción y codearse con Cohen y Dylan, pero también con Zitarrosa, Dino, y también Branduardi, Brel, Lennon & McCartney. El gran crooner. Y estarán los amigos, claro, al firme. Estará el Bocha, su maestro en la vida y la poesía. Se sentirá la ausencia del Gale, por supuesto, el orfebre de Sansueña. Habrá canción, sucederá la magia. Será más que necesario.
Si todos los años, puntualmente cada 15 de noviembre, Shyra Panzardo, Ale Ferradás y Walter Bordoni se reúnen con varios amigos músicos para festejar el cumpleaños de Eduardo, esta vez la juntada es más grande. Las productoras Isabel de la Fuente y Mariana Gerosa son las convocantes a esta torre de la canción de marzo de 2017, cuando se cumplen 10 de la muerte del trovador. Y es tiempo, siempre es tiempo, de cerrar los ojos y escuchar, de dejarse llevar. Y entre todos, afinar la memoria y conjugar en presente un puñado de canciones inolvidables. "Buenas noches", diría, lo sé, y con ese simple saludo rompería el Darkno toda solemnidad.

***

EL COMPAÑERO DE RUTA

Carlos da Silveira: Eduardo fue mi amigo desde la adolescencia temprana. Nos conocimos en el patio del Colegio San Javier de Tacuarembó, donde empezamos a compartir conocimientos de guitarra y canciones. Vivimos muchas cosas juntos, gozosas y terribles. Participar en este homenaje es dar testimonio de una vida y una obra de gran sensibilidad y factura artísticas. Y de su tránsito por este país donde sembró canciones de amor, de locura y de muerte.

Walter Bordoni: Las canciones de Eduardo van conmigo desde siempre. Tomé contacto con su obra siendo un adolescente, a la altura del álbum Sansueña, y me convertí en uno de sus fans. Con el paso del tiempo yo también me hice músico, y ya entonces, hace 30 años, Darno me abrió la puerta de su casa, escuchó mis primeras canciones, y un poco después me otorgó el privilegio de pasar de ser un "fan" a ser un "par", compartiendo escenarios, grabaciones y hasta la composición de una canción a medias.

Rossana Taddei: En mi caso me marcó muchísimo su música, su originalidad, las letras de sus canciones, su poesía, las melodías y su personalidad. Por otra parte, su presencia en el escenario era muy cuidada e intensa. Considero importante que sigamos difundiendo su obra como la de otros referentes que ya no están, para que las nuevas generaciones no se pierdan toda la información que trae cada una se sus canciones.

Isabel de la Fuente: Él mismo decía que cantar era su forma de representar. Y por cierto, muchas de sus composiciones, así como también de los poemas y canciones de otros autores con los que trabajó tanto y tan bien, nos traen historias y personajes en un código absolutamente teatral o filmográfico... Habría que hacer un tratado aparte para hablar de su personalísimo estilo como cantante, sus fraseos, su énfasis particular sobre una palabra o apenas sobre un fonema y sus maravillosos melismas sobre las consonantes.

EL TROVADOR

Nelson Díaz: El 2016 hubiera sido un año de sentimientos encontrados para Eduardo. Por un lado, la alegría de que Dylan haya recibido el Noble de Literatura. Solía decir que Dylan había aportado más que suficiente a la literatura del siglo XX para recibir ese galardón. En ese sentido, Eduardo fue un visionario. E imagino su tristeza ante la muerte de Cohen. En cuanto a la obra de Eduardo, me parece de vital significancia para la música uruguaya. Hay belleza en lo aparentemente simple de sus composiciones y melodías de una impronta muy difícil de rastrear en la música nacional. Sus textos, al igual que los de Dylan, despojados de la música se valen por sí solos en el papel. Esto significa que deben ser considerados poesía y Eduardo un poeta.

Carlos da Silveira: La importancia de Eduardo en la música se puede medir por la influencia que ha tenido en algunos creadores más jóvenes como Garo, Walter Bordoni o Ernesto Tabárez. Y también a gente de la anterior oleada, con la que se produjo una especie de polinización cruzada, como Dino, con quien fueron muy compinches y compartían pasiones. Su memoria se mantendrá más allá de homenajes, porque tiene una obra impar: fue un músico poeta que dejó canciones inolvidables para quien, siendo sensible, haya sido expuesto una vez a su obra.

Estela Magnone: Creo que Darnauchans encarna una especie de "canción trovadoresca" bastante única dentro de la música uruguaya. Fue un artista de una gran fineza, en su composición y en su interpretación, muy reconocido por los que fuimos contemporáneos de su actividad.

Mariana Gerosa: En estos días anduve con una idea fija en la cabeza: la figura única de Darnauchans como poeta, músico, militantes de las causas justas. Darno ha sido un ejemplar único, porque surgió sin parecerse a nadie y aún hoy nadie vino a ocupar este espacio que dejó, como trovador. Es en ese punto en que lo asimilo a la figura de Dylan, como influencia confesa. Seres que nacidos en espacios diferentes, comparten una misma sensibilidad. Darno tuvo el don de ensamblar poesía y música y crear enormes canciones.

Isabel de la Fuente: Darnauchans fue sin dudas un gran poeta, un gran melodista y un gran performer, ya que si bien su escena fue siempre austera, había un claro cuidado en cada uno de sus gestos, sus miradas y en el particular movimiento de sus manos.

Walter Bordoni: En mi opinión, la obra de Eduardo es realmente única dentro de la música uruguaya; y yo diría, también, dentro del universo de la canción en lengua castellana. Cuando digo "única" me refiero a que, partiendo de una serie de influencias y referencias muy diversas, construyó un conjunto de canciones que no se parecen absolutamente a nada ni a nadie. Y lo más importante: además de esa originalidad, en su obra habita permanentemente la belleza, tanto a nivel letrístico como a nivel de sus increíbles melodías.

LA HORA DEL HOMENAJE

Carlos da Silveira: Mi participación será como uno de los guitarristas del grupo nuclear que va a acompañar a todos los cantantes. Después de haber tocado casi treinta años con Eduardo y quince en el trío con Bernardo Aguerre, agregados Gustavo Etchenique, nuestro baterista de cabecera, y Shyra que fue su bajista en los últimos diez años de carrera, es como no haber dejado de tocar juntos. Los ensayos han sido una experiencia gozosa porque nos hemos reencontrado con sus canciones, con viejos amigos con los que hemos tocado y conocimos nuevas personas que hacen honor a su obra. Ir a ensayar ha sido una instancia de placer y disfrute del arte, la amistad y también de compartir historias y vivencias que tuvimos con Eduardo.

Rossana Taddei: Lo que se viene viviendo en el armado de este concierto es muy intenso. Se mueven muchas emociones en todos los que estamos participando, ya que todos somos músicos que compartimos nuestra historia personal con el Darno, que lo queremos y admiramos, así que imaginate lo que va a ser la noche del 2 de marzo en esa sala tan imponente. Será una fiesta, un ritual de canciones y emociones.

Nelson Díaz: Será un honor, un placer y una emoción enorme por la relación que tuve con Eduardo. Y la alegría de saber que hay gente que se preocupa, como te decía antes, por mantener vivo el legado de su música, pese a que no se difunda con mayor frecuencia, como yo desearía, en la radio. Va a ser una noche muy especial.

Isabel de la Fuente: En mi caso es volver de alguna manera a producir a Darnauchans… Es el reencuentro con los músicos y amigos tan queridos, con los que otrora compartiéramos un sinfín de experiencias. Y fundamentalmente es traer a Darnauchans y a su obra nuevamente a la escena, nuevamente a los medios, para felicidad de los que siempre lo recuerdan y para sorpresa de quienes aún no lo conocen. Creo que un poco de eso se trata esto de los homenajes. Recordar, celebrar, divulgar… Buscando generar un espacio de encuentro, un “territorio Darnauchans” donde darnos cita.

Mariana Gerosa: Compartir este proceso es riquísimo y removedor. Sé que estamos construyendo memoria e identidad, y eso es una enorme responsabilidad.

Walter Bordoni: Sobre lo que va a hacer cada uno no puedo comentarte demasiado... Sí te puedo decir que yo voy a cantar "Un transeúnte" y "Balada para una mujer flaca", y que uno de los temas que cante Dino seguramente será "Madrugada filipina", el tema que escribimos a medias con Eduardo.

Estela Magnone: Voy a hacer dos de las canciones que hicimos en co-autoría, "Una canción gratuita", que fue la primera y "Y mañana y pasado y ayer", que fue la última. Como dato curioso, siempre me acuerdo que Eduardo nunca me dio personalmente una letra; siempre me las mandó por correo postal.

Rossana Taddei: Yo voy a cantar "Sin perder el tiempo", "Final" y "No existe".

((artículo publicado en revista CarasyCaretas, 02/2017))

No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana