recorridos de la memoria


Dos escultores claves del arte uruguayo. Dos artistas que firmaron importantes obras monumentales en la primera mitad del siglo XX y forman parte esencial del capital simbólico de Montevideo y todo el país. Coinciden dos exposiciones, en el CdeF y en el Museo Zorrilla, que muestran desde distintas miradas y curadurías bocetos y registros de los procesos de trabajo de José Belloni y José Luis Zorrilla.

Uno: Belloni. Rafael Grompone tiene la buena costumbre de coleccionar negativos fotográficos antiguos. En noviembre del año 2015 adquirió, en la feria de Tristán Narvaja, varias cajas de una colección en formato de placa de vidrio. Al abrir las cajas, él y su padre Juan se llevaron una gran sorpresa: las imágenes que encontraron tenían como escenario el taller del escultor José Belloni, registrando diferentes momentos del proceso de trabajo del artista y el ambiente de su taller. Al hallazgo le siguió una campaña pública de Juan Grompone, desde el programa radial En perspectiva, con la intención de completar la colección de fotografías. Menos de un año después del notable hallazgo en la feria del domingo, se exhibe por primera vez al público, en el Centro de Fotografía, una exposición de copias en gran formato que refieren a obras de alto impacto público e identitario como lo son La Carreta o El Entrevero, montadas sobre chapas de 100 x 150 cm, dispuestas verticalmente sobre pedestales de madera. Todo un viaje al Taller Belloni, como lo atestiguan las imágenes, en un ejercicio de la memoria que reivindica a uno de los grandes artistas uruguayos.

Dos: Zorrilla de San Martín. Manuel Neves es un curador de arte uruguayo, actualmente residente en Brasilia, que dedica buena parte de su tiempo y energía a la investigación sobre las vanguardias y corrientes artísticas en el siglo XX. Entre sus proyectos y trabajos, alterna la urgencia de lo contemporáneo (este año 2016, por ejemplo, fue uno de los jurados del Salón Nacional) con trabajos de largo aliento, más silenciosos pero no menos importantes, como la recuperación que hizo hace algunos años de las obras de Ruisdael Suárez, la visibilidad de artistas vinculados a la Nueva Figuración o al Arte Pop, o bien rigurosos planteaos curatoriales como la antología realizado sobre la obra de Jorge Caraballo en el Museo Nacional de Artes Visuales. La dirección del Museo Zorrilla convocó a Neves para un trabajo muy especial y que requería la mirada de un investigador: mostrar en una exposición parte del archivo del escultor, principalmente bocetos y apuntes de cinco de sus obras emblemáticas: El Gaucho, el Obelisco (Homenaje a los Constituyentes) y los Artigas (el emplazado en el Banco República, el de Tacuarembó y el de Buenos Aires.

Tres: Dos escultores del Centenario. José Luis Zorrilla, hijo del poeta Juan Zorrilla de San Martín, nació en 1891 y tuvo como principal referencia el estilo del modernista francés Antoine Bourdelle. Su primera gran obra monumental es El Gaucho, realizada en París por encargo del gobierno uruguayo en el año 1922. Tenía apenas 31 años. El éxito de esa obra lo llevó a ser convocado para otras tantas, con el destaque del Obelisco inaugurado en 1937 y el Artigas de civil que se encuentra en la entrada del Banco República desde el año 1949. // José Belloni nació en Montevideo en 1882. Antes de cumplir diez años se radicó con su padre en Lugano (Suiza), donde estudió arte con el maestro Luigi Vasalli. De vuelta en Uruguay, realizó varias obras, pero no fue hasta 1951 que comienza a producir sus piezas monumentales El Entrevero, La Carreta y La Diligencia, especializándose en las tradiciones camperas. Otras de sus obras de relevancia en el espacio público montevideano son las dedicadas a José Enrique Rodó, María Eugenia Vaz Ferreira y Ansina.

Cuatro: El taller Belloni. La anécdota del hallazgo es el principal llamador de la exposición dedicada a José Belloni en el CdeF. Pero rápidamente el impacto de las fotografías, del registro, de poder apreciar el lugar de trabajo del escultor, pasa a ser el centro de la atención, que incluye la posibilidad de fisgonear secuencias varias del proceso de creación de obras emblemáticas como La Carreta. La serie, más allá de su importancia puntual, abre la posibilidad de diseñar planes más ambicioso de recuperación del registro de "talleres" de artistas, tanto de artistas fallecidos como de contemporáneos. En el campo de la escultura, por ser el mismo de Belloni y Zorrilla, sería de alto interés investigar y fotografiar talleres actuales de grandes dimensiones, por ejemplo, como los de Atchugarry.

Estudios de José Luis Zorrilla sobre Artigas.
Cinco: Los bocetos de Zorrilla. La exposición Emblemas de la Nación Oriental, en el espacio del Museo Zorrilla, desarrolla una intención curatorial dirigida a los bocetos y a la rigurosa forma de trabajo del escultor. Neves no toma al taller como centro, sino al proceso creativo y a las decisiones tanto formales como figurativas que tomó el artista. Hay un interés extra y muy acertado de acercarse a los caminos que tomó José Luis Zorrilla para resolver una iconografia de fuerte peso público. El Obelisco, en el que equilibró "a la uruguaya" figuras de un estilo neoclásico conservador con un planteamiento de volumen abstracto y más cercano a la vanguardia, es una muestra de cómo resolvió una obra de fuerte impacto público en el Uruguay del Centenario. Pero es en "los Artigas", donde Zorrilla realizó un trabajo de grandísimo interés, entre bocetos escultóricos y pinturas en las que desarrolla una suerte de biografía visual única del Jefe de los Orientales. Zorrilla elige como punto de partida de sus estudios fisonómicos sobre Artigas, el dibujo clásico de Alfred Demersay, el médico francés que lo visitó en Paraguay, y su otra gran fuente -como dejó consignado en el discurso inauguración del Artigas emplazado en la sede central del Banco República- fue una carta del coronel Díaz en la que describe al prócer en los días del campamento de Purificación. Son de particular interés algunos trabajos que no se conocían públicamente, como las carbonillas de desnudos de Artigas, o los bocetos de dos obras nunca realizadas, un Artigas sentado con el brazo derecho extendido y un Artigas anciano de torso desnudo.

((artículo publicado originalmente en revista CarasyCaretas, 09/2016))

No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana