montevideo beats


Latejapride.

En las listas de los mejores discos uruguayos del año 2015 no deben faltar dos álbumes de hip-hop: Cazadores de gigantes, de Latejapride y Antro, de AFC. No es sorpresa. La escena hiphopera muestra una madurez y una vitalidad que la coloca como una de las culturas musicales más activas y fermentales.

El hip-hop llegó a Montevideo para quedarse. Hace más de veinte años se daban a conocer, en el under, Fun You Stupid! y V.D.S., mostrando fuertes influencias de los neoyorquinos Beastie Boys. Beats y rapeos. Había ganas de decir cosas, de formar tribus, algo quizás compartido con la escena punk-hardcore. Pasaron varias generaciones. Entre el público de los pioneros estaban, por ejemplo, los hermanos Mattioli, luego fundadores de Latejapride y cabezas visibles de la movida del oeste montevideano, que incluyó el desarrollo de una sólida movida de mcs, graffiteros y bailarines.
El presente hiphopero muestra la consolidación de un espacio, de una subcultura que se vive en tiempo presente en todos los barrios de la ciudad, en el área metropolitana, siempre con la ética del under y con reglas propias. Entre los artistas más visibles destacan Latejapride y AFC. Esta temporada los tiene a ambos colectivos presentando dos muy buenos discos, por el sello Bizarro, que están entre lo más interesantes del año musical. Los tejos profundizando en Cazadores de gigantes el soundsystem, su faceta más de baile y de meter en la coctelera todo tipo de ritmos. Y los mcs maragatos se dan el gusto en Antro de sonar como nunca, apoyados en los beats y producción de Seba Peralta y el apoyo orgánico de los Los Warriors.
Davich Mattioli, cerebro rítmico de Latejapride, coincide con Huracán Martínez y Don Felipe en el buen momento de la escena hip-hop. "Además de nosotros -dice Davich- están los Portadores, con su laburo constante y su experimentación en el freestyle. Los AFC con esos flows a mil por hora, como aplanadoras sin frenos. Los Dostrescinco, Santi Mostafa, Eli Almic, Zalo y un montón más. Son toda gente que se pone en serio a sacar su arte adelante, y eso merece respeto, y por qué no, también merece baile".

AFC.
¿Cuánta es la tradición hiopera en nuestro país, desde los primeros shows de V.D.S. hasta el presente?
AFC: En Uruguay, siempre hubo hip-hop. En algunos momentos más y en otros menos. Pero desde la época en que explotó en Latinoamérica, allá por los primeros años noventa, los referentes del país siempre fueron muy buenos.
Davich: Se llega a un punto de exposición alto, en esos años, con la presencia de Plátano Macho y Peyote Asesino, que si bien no eran bandas de hip-hop clásicas, tomaban elementos del mismo, sobre todo el rap, y los fusionaban con el rock, lo cual fue muy bien recibido en su momento por el público. En el under, mientras tanto, curtíamos Fun You Stupid!, Critical Zone, V.D.S. Luego vino la crisis del 2000 y todo se desinfló, pero no fue el final, porque de las cenizas de esa escena, se comenzó un trabajo muy dedicado en reposicionar al estilo desde un punto de vista más profesional, cuidando o intentando que las producciones fueran lo más profesionales posibles y los directos estuvieran a la par de la propuesta musical. Me atrevería a decir que, desde entonces, la escena comenzó lenta pero ininterrumpidamente a crecer.
AFC: Hoy se puede decir que estamos en un gran momento. Hay varios emprendimientos de páginas webs, entregas de premios, sellos independientes, además de exponentes que le dan al hip-hop local un nivel de competencia internacional. Creo que todavía, lo que falta, es el público. Aunque no sé si hay suficiente público para algún género en Uruguay. Somos muy pocos.
¿Qué es para ustedes el hip-hop? ¿Una escuela, una tribu, una forma de encarar la vida?
AFC: Básicamente, es un género a través del cual nos metimos en la música. Pero también es una cultura alternativa que siempre nos llamó la atención. Si bien comenzamos pintando y seguimos haciendo música, nunca estuvimos en el núcleo de lo que sería la cultura hip-hop uruguaya. Siempre estuvimos más bien por fuera.
Davich: En Latejapride sentimos al hip-hop como un movimiento cultural en el cual encontramos los canales para poder expresarnos, lírica y musicalmente.
¿Cuál dirían ustedes que es la particularidad, la identidad de AFC y Latejapride, dentro de la escena musical uruguaya?
Davich: Somos una banda de rap que quiere bailar y decir cosas que para nosotros son importantes. Entonces, siempre estamos jugando con esa bipolaridad entre la cadera y el cerebro.
AFC: Quizás la particularidad nuestra, de AFC, esté en la elaboración de las rimas, que es un tema por el cual siempre nos quemamos bastante la cabeza. Ser originales en ese sentido.
¿Cómo arman los temas? ¿Cuál es la forma de trabajo en cada grupo?
AFC: Nosotros no tenemos una metodología muy estricta. Generalmente recibimos un beat y lo ponemos a sonar en loop hasta que surge una idea, estando los dos, o cada uno en su casa. Usualmente sale una idea para un concepto de la canción; otras veces no. A veces un estribillo dispara el resto, o un verso, y luego se le hace un estribillo. No tenemos una fórmula exacta. Lo único que hacemos siempre es escuchar el beat una y mil veces en repeat.
Davich: En Latejapride, por lo general, se arranca con un beat, una base que armamos y nos compartimos por mail, o nos juntamos un fin de semana. Al principio es un esqueleto básico, una línea de bajo, un simple, o un sintetizador que hace de melodía y una batería. Y de ahí partimos, ideas de letras, arreglos musicales, filtros, sampleos de voces, scratching, instrumentos.
¿En los últimos discos, Latejapride se ha mostrado más jugada en su concepto musical al soundsystem, a cruzar todo tipo de ritmos en sus beats?
Davich: El cruce de ritmos en Latejapride es algo que llevamos en nuestro adn. Me animaría a decir que la fusión de géneros es una búsqueda constante en nuestra música. Partiendo siempre desde el hip-hop, por supuesto, que es el lugar donde nos sentimos más cómodos para salir a investigar. Pero intentamos no tener más tabú que el gusto por la música nos reclame.
¿Cuánta es la importancia de Daniel Anselmi en la producción de Cazadores de gigantes?
Davich: Daniel es la oreja fresca. Si bien llegamos a su estudio con todo muy cocinado, él ahí escucha y recomienda otras posibilidades de sonido, hace sugerencias, ayuda a mezclar. Por ende, el proceso creativo no terminó, él se suma a esa segunda parte y es esencial.
Seba Peralta, en el caso de AFC, tiene un rol más protagonista... además de productor del disco es compositor.
AFC: Seba ha estado desde el día uno con nosotros. Cuando estábamos en San José y no hacíamos más que escribir rimas y grabarlas de una manera más o menos decente, él estaba ahí apoyando desde España. Luego volvió y siguió trabajando con nosotros. Seba Peralta es muy importante para este despegue del hip-hop uruguayo también.
¿Cuál es la gran diferencia, para ustedes, entre Antro y Grandes valores del hardcore?
AFC: El trabajo que le dedicamos a Antro está por encima en calidad y cantidad, que el que dedicamos en Grandes valores del hardcore, que además, al ser el primero que publicamos, fue necesariamente una compilación de canciones que habíamos ido guardando a lo largo de nuestros inicios. Antro, en cambio, es un disco compuesto desde cero. Y en cuanto al sonido, por ejemplo, suena mucho más a música real, ya que la mayor parte de los instrumentos están grabados por los Warriors. Eso le dio un avance y permite que el resultado final sea mucho más power que cualquier disco hecho cien por ciento con programaciones. Y en vivo, ni que hablar.
¿Qué destacarías de Cazadores de gigantes, el nuevo de Lateja, respecto a los discos anteriores del colectivo?
La primera es que Cazadores nace cuando el disco, como obra física, está más que cuestionado. Y artísticamente, por otra parte, nos jugamos mucho por ritmos que nos gustan, sin importar el que dirán. Si nos gusta, salía. Fue un divertido ejercicio de honestidad groovera.

Orgullo tejano
El colectivo Latejapride está activo desde 1997. Actualmente lo integran los hermanos Mattioli -Leonidas y Davich-, Barragán, Alvaro Grasso y Martín Sierra. Tienen publicados tres ep independientes y seis álbumes con el sello Bizarro, el primero de ellos Filosofías de insomnio (2003) y el último Cazadores de gigantes (2015). Destacan por investigar en fusiones rítmicas y por una escena de mcs, scratches y programaciones. El lema: "música para gozar con el cuerpo".


Desde la zanja
Hurakán Martínez y DönFelipe son dos amigos del barrio La Zanja de San José de Mayo. Por el año 2007 abandonaron la práctica del grafiti para dedicarse a las rimas. Concretaron el sueño del disco debut con Grandes valores del Hardcore (2013), con producción de Seba Peralta, al que le sigue Antro (2015), Realizaron un clip gore de la canción "Fuck You" y destacan por la habilidad de sus flows y el apoyo orgánico de la banda de apoyo Los Warriors.




No comments:

LECTURAS RECOMENDADAS

Noticias de cultura rock iberoamericana