mala onda pero con una sonrisa


"Espero que vengan a reírse de todo con nosotros", dice Marcos Motosierra, invitando a surfear la ola de calor con una sobredosis de electricidad y distorsión. No se equivoca, porque tiene muy claro lo que muchos buscan en los shows de su banda. Diversión de la pura y un territorio sónico que permita el exceso, el desenfreno y la sensación de peligro que tan bien manejan Marcos y sus amigos arriba de cualquier escenario que los inviten. Y este fin de 2017 viene muy cargado, porque están presentando nuevo disco y lo celebran hoy viernes 15 de diciembre en Bluzz en una inesperada edición montevideana del Läjä, festival en el que comparten cartel con los bandas brasileñas Deb & The Mentals y Water Rats, y los pandenses Soketes.
La noche es también de celebración, porque los Moto cumplen 18 años y Läjä Records lleva 20 haciendo festivales y publicando discos. La historia de cómo se fueron dando las conexiones, vale la pena contarla. Todo empieza cuando Motosierra viaja en 2002 a Brasil, alentados por Charly Lorenzi, del sello porteño No Fun Records, que les había publicado el disco XXX. El primer toque que les consigue es en un festival hardcore y allí mismo se enganchan con Fabio Mozine, un músico, productor, empresario, gestor cultural brasileño, chiflado y charlatán, que les abre las puertas de San Pablo. "Fabio es un tipo que habla y habla sin parar y que está rematadamente loco como para mantener el último sello verdaderamente independiente de Brasil dedicado al punk y hardcore más guarro, ruidoso y delirante". Así lo define Marcos, y queda más que claro que ese espíritu encajó perfectamente con el de los integrantes de Motosierra y se volvieron amigos inseparables.
Mozine compartió con los uruguayos varias giras y shows en Brasil, Uruguay y Argentina junto con sus bandas Mukekka di Rato, Os Pedreros y Merda. Los editó por primera vez en Brasil, primero el XXX, después Rules!! y finalmente un split con la banda Evil Idols de Curitiba. Pero además, y a través de los Moto, se interesó en la escena under montevideana y terminó apoyando y lanzando discos de Hablan por la Espalda y Culpables.
El sello Läjä está cumpliendo 20 años, así que Mozine invitó a Motosierra ser parte de los festejos. En el mes de junio armó un festival en Sao Paulo y otro en Vila Velha. Ahora, en diciembre, es el turno de Montevideo, en el Bluzz. "Es el mejor fin de año que podemos imaginar", dice Marcos, más que entusiasta porque el festival coincide con el lanzamiento del nuevo disco de Motosierra, disponible en Bandcamp, con Walo en los palos, Leo Bianco en el bajo, Juanmitz Bertolotti en guitarra y Marquitos en las voces...
***
¿Quiénes prendieron el fuego del nuevo disco de Motosierra y cómo los lleva el nuevo repertorio que grabaron?
Pasaron 11 años desde lo último que habíamos grabado. Pasaron 3 integrantes. Pasó de todo en esta banda… Pero seguimos ahí, vivos y exactamente igual que siempre. Parece que el tiempo no nos pasó o no nos dimos cuenta, porque seguimos básicamente en donde estábamos en el 2006. Haciendo lo mismo: licuando punk, hardcore, metal y rock and roll en la misma coctelera. Agarramos lo que nos gusta y lo motosierreamos. Hay guiños a varios estilos que nos interesan: stoner, grunge, hardcore… así que dejamos a todo el mundo contento y feliz.

Tal vez la diferencia, nada menor, es que casi todas las canciones son en español...
Mirá... las razones son obvias: pasó el tiempo y te aburrís de mentir en inglés. Te das cuenta de que cantando en tu idioma te expresás mejor, cargás más de significado tu mensaje. Sonás más lindo y honesto contigo mismo. Y además, es todo un desafío desnudar los sentimientos en una letra en español, con las ventajas y dificultades que te ofrece este idioma para cantar rock and roll. Y si hay una cosa que a uno le gustan son los desafíos. La producción del disco también tuvo alguna variante; si bien seguimos el mismo plan de siempre, esto es, grabar todas las bases juntos en el mismo room, esta vez casi no metimos overdubs de guitarras. No hay sobregrabación. Lo que escuchás es la banda tocando en vivo al lado tuyo, así que cuando vas al solo no hay otra viola atrás apoyando. Eso hace al resultado mucho más cercano al vivo de la banda, que era lo que estábamos buscando, y crea un sonido mucho más cálido y honesto. El resto es puro Motosierra.

Hace apenas un par de semanas se celebró el Montevideo Rock, que recibió muchas críticas de rockeros que aducen que no hubo mucho rock en ese festival. Más allá de los juegos de palabras, ¿dónde está el rock -a tu entender- en Montevideo y cuál es el rock que quedó invisible para los grandes festivales y que aparece esta noche en el Läjä?
Lo que pasa es que aquella idea del rock como música y movimiento contracultural, revulsivo, cuestionador, rebelde, peligroso y hasta divertido ha pasado a mejor vida hace tiempo. Desde hace años que eso que el gran público conoce como rock se ha transformado en un producto más, y si bien siempre lo fue, ahora sobrevive sólo la forma y no el contenido. Es pura pose, pura imagen. Y está bien porque así es el mundo en el 2017 y así lo quiere la gente. No es más que un reflejo de los tiempos que corren y la sociedad en que vivimos, una cultura del inmediatismo, lo desechable, el gran espectáculo y la paranoia. Tenés que cuidarte de lo que hacés y decís, todo el tiempo, porque todo el mundo te está mirando y si te mandás una cagada te crucifican instantánemente. Vamos, se ha perdido libertad también. Hasta para equivocarse. Así que bueno, así está el rock en este momento! Y partiendo de esa base se puede hacer un festival de rock con rock, sin rock, con apoyo de grandes multinacionales o de ONGS, con viejos, niños, gente de todo tipo de pelo y color. Juntos y sin que se maten. Y eso por supuesto que es algo positivo. Y también un gran negocio, y como todos sabemos que fue el caso últimamente, hasta una herramienta de hacer política. Hay de todo, lo que importa es el festival, juntar gente, pasarla bien y sacar un lucro. 10 puntos, medalla aplauso y beso. Ahora, de rock, poquito y nada. Y ustedes ya lo saben, y es por eso que es todo tan aburrido e inofensivo.
¿Cómo esperan esta noche de festival en Bluzz los Motosierra?
Vamos con mala onda pero con una sonrisa. Porque así es como estamos terminando este año. Con una sonrisa que no nos la saca nadie. Espero que vengan a reírse de todo con nosotros.

#################################
Las bandas del Läjä según Marcos:
* Water Rats es una banda punk rock con influencia del grunge años 90, rápidos, solventes, divertidos y con mucha onda. Son un infierno haciendo riffs y estribillos gancheros y en vivo son buenísimos. Tienen la particularidad de que cada uno de sus integrantes tienen otras bandas y viven todos en ciudades distintas, y esta solo la arman para grabar y salir de gira por Europa y Estados Unidos, donde se han codeado con gente como Thurston Moore y Jack Endino, el productor del Bleach de Nirvana.

* Deb and The Mentals es una banda brasileña joven, con unos tres años de actividad. Ahí toca el bajista de los Water Rats, y comparten con ellos el amor por el punk y el grunge. Pero es una banda más pop y más seria, sobre todo por la voz y presencia escénica de su tremenda vocalista Deb Babilonia, que cuando la escuchás te pensás que es una cuarentona alta y oscura en plan Cristina Martinez, PJ Harvey o Courtney Love, pero es una gurisa veinteañera y con mirada desafiante. Son hiper gancheros y profesionales, y con una onda del carajo, como es la norma con las bandas de Sao Paulo.
* Los Soketes es la banda que acompaña a Gustavo Parodi en Niñera Nueva Ola, el proyecto paralelo que el Gordo armó con estos compatriotas de Pando. Y enseguida te das cuenta por qué: tienen muchísimo de Buitres y la escuela Parodi, de los Ramones, de los Heartbreakers. Son unos amigasos nuestros, tipos divinos y queribles, con quienes hemos compartido un par de aventuras rockeando el interior y queríamos que estuviesen con nosotros para terminar este año tan lindo para nosotros.

No comments:

Noticias de cultura rock iberoamericana

LAS MÁS LEÍDAS